VASS analiza la organización y control de datos en la era del Turismo 4.0

La gestión del dato se ha convertido en columna vertebral de la transformación digital. Y la correcta organización y control de toda la información con la que nutre el cliente a las empresas del sector turístico, en imprescindible tanto para mejorar la atención al cliente como la cuenta de resultados.

La empresa líder en soluciones digitales VASS tiene claro que es el momento de construir una nueva estrategia en la era del Turismo 4.0 basada en los datos como epicentro de los sistemas de información. ¿Cómo? Teniendo en cuenta estos 6 pasos para sacar partido, legal y legítimamente, a los datos de los clientes:

1- Analiza tu modelo de datos. Es posible que las empresas del mercado turístico crean que lo saben, pero cuando se empiezan a poner todos y cada uno de los almacenes de información en línea y se identifica la información que existe en ellos, la sorpresa suele ser mayúscula. ¿Todos estos datos están repetidos? Si el modelo es el adecuado, no es problema. Lo ideal es migrar los sistemas de información a un nuevo modelo Data Centric,que el sistema ayudará a identificar para que los datos se pongan en orden.

2- Consolidación y homogeneización. Una vez que los sistemas funcionen bajo una nueva arquitectura, se ha de empezar a poner orden en los datos, investigar la antigüedad de los que se tienen almacenados, priorizar su importancia y validez, relacionarlos y construir un modelo de “Data as a Service” (DaaS)para tener una única capa de acceso a datos que posibilite el acceso adecuado y replique los cambios entre los sistemas involucrados.

3- El dato, un filón de oro… o no. ¿Saben las empresas turísticas la información que contienen sus datos? Es posible que no lo hayan pensado antes, pero cada dato tiene un significado semántico y los nombres de las tablas que contienen la información del negocio no siempre son ilustrativos. Tal vez ID1 o NOM1 no aporten mucha información a la mente de los analistas de información. Por ello, hay que invertir tiempo en dar significado semántico a los datos. Porque “2.010” ¿es un año? ¿O quizá el valor de la última factura que uno de los clientes abonó? Dar sentido a los datos almacenados en los sistemas de información de la organización es otra de las tareas complejas, pero gratificantes.

4- No es futurología, se llama predicción…Seguro que las empresas ya han oído hablar de la magia del procesado de información, de lo sencillo que es predecir el futuro. Entre las diferentes tendencias de análisis de datos que existen, las técnicas de búsqueda de gemelos se apoderan de los sistemas de información. Un buen sistema de información, con el dato como epicentro, deberá ser capaz de identificar patrones de comportamiento en tiempo real o “casi” real para involucrarlos en los procesos decisivos. Los clientes ‘viajeros’ ven en muchas ocasiones eso de “todos los que han comprado lo mismo que tú, también han comprado”. Hace tan sólo unos años, esas predicciones se realizaban perfilando al cliente y empleando analítica con la información pre-procesada. En la actualidad, es posible identificar al cliente y su patrón de consumo en función de tantos parámetros que hacen a cada cliente diferente y decir adiós a los perfiles.

5- Toma de decisiones. Empieza lo importante. Cuando un sistema de información Data Centric se encuentra bien configurado, llega el momento de incorporar el machine learning a los procesos de negocio. Las arquitecturas actuales de desarrollo permiten desplegar diferentes microservicios en sistemas distribuidos que garantizan una rápida respuesta y permiten escalabilidad, incorporar a esos microservicios el resultado del análisis de la información y orquestar adecuadamente el modo en que se comportan: es lo más parecido a tener un sistema autónomo que aprende de la información almacenada que procesa. Se debe imaginar cada microservicio como una unidad inteligente que ayudará en el flujo de decisión de los procesos de tu organización.

6- Aumenta el negocio. Tomar decisiones adecuadas es extremadamente importante para una compañía, sobre todo, en el mercado que nos ocupa, pero hay una frase que en VASS llevamos empleando muchos años: “el objetivo del marketing del siglo XXI es convertir la publicidad en información”. Y con ello, ¿qué pretendemos conseguir? Incrementar el volumen de ventas. Los históricos de información disponibles de los clientes permiten utilizar los espacios tradicionalmente empleados para promocionar, en una fábrica de sueños. ¿Cómo sabe el sistema que estoy interesado en ese producto? Porque, aunque la suma de intereses hace único a cada cliente, el análisis individual de las características que lo conforman arroja múltiples valores comunes con sus semejantes que permiten modelar su comportamiento.