Showroom: Enfoque práctico a la automatización colaborativa en Valladolid

¿Cómo puede mejorar la competitividad de los sectores estratégicos de Valladolid teniendo en cuenta la capacidad de las pymes? Mediante un workshop que tendrá lugar el próximo 9 de octubre, Universal Robots, Schunk e Infaimon, tres compañías de referencia mundial en automatización, desvelarán las oportunidades que genera, para la pequeña y mediana empresa, la robótica colaborativa con visión artificial y sistemas de agarre.

El showroom ‘Enfoque práctico a la automatización colaborativa’, cuya inscripción es gratuita, mostrará en directo cómo trabajan los cobots y  contará con una mesa redonda donde los usuarios finales y clientes compartirán sus experiencias en cuanto a la automatización colaborativa.

La jornada tendrá la presencia destacada de Renault, gigante automovilístico con fábrica en Valladolid que automatiza parte de su producción con robots colaborativos. Lo expondrá Albert Castillo, DPI Automática y Robótica de la factoría.

Previamente, Héctor Ruiz, Director Comercial de Infaimon, hablará de la visión artificial como tecnología clave de la Industria 4.0. Asimismo, Jordi Pelegrí, Country Manager de Universal Robots en España y Portugal, expondrá cuál es el potencial de la robótica colaborativa. A continuación, Arturo Ramírez, Sales Director Gripping Systems de Schunk, se referirá a los sistemas de agarre en las aplicaciones colaborativas.

En la provincia de Valladolid, los sectores con más dinamismo y actividad exportadora (automoción, bienes de equipo, semimanufacturas y alimentación) ya se están beneficiando de las ventajas de la robótica colaborativa para automatizar los procesos productivos. En esta región, el 95,47% de las compañías son microempresas con menos de diez trabajadores, según datos del Observatorio Económico de Castilla y León elaborado por el Colegio de Economistas de Valladolid.

La revolución colaborativa

Tradicionalmente, la elevada inversión requerida, la dificultad para implementar la tecnología y la necesidad de contar con personal especializado y zonas específicas dentro de las plantas de producción eran motivos de peso que impedían a las pymes incorporar robots a sus procesos de producción para aumentar la competitividad. Esto creaba una brecha entre las grandes compañías, que tenían acceso a la tecnología de vanguardia, y las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, la situación ha dado un giro de 180 grados a lo largo de la última década a causa de la eclosión de la robótica colaborativa. Gracias a su ligereza, facilidad de programación, versatilidad y retorno de la inversión inferior a un año, los brazos robóticos aumentan la productividad y la precisión en las plantas industriales mientras liberan a los trabajadores de las tareas más peligrosas o repetitivas.

Los cobots de la plataforma e-Series de Universal Robots cuentan con software avanzado para facilitar el flujo de programación, así como con capacidad para conectarse a herramientas de fin de brazo con mayor potencia, velocidad y personalización. Esta extensibilidad facilita su interacción con los sistemas de agarre, como imanes y pinzas colaborativas, o las aplicaciones de visión artificial, como recogida y colocación de productos, control de calidad y montaje preciso.

- Publicidad -