Sector energético: transformación con la eficiencia energética y la sostenibilidad como impulsores

La colaboración entre los distintos actores del sector energético, una regulación más transparente y adecuada, un mejor gobierno del dato o la digitalización de las redes han sido algunas de las cuestiones tratadas en el último Desayuno-Coloquio de la Plataforma enerTIC.org, que ha tenido al sector de la Energía como protagonista.

El encuentro, que se ha realizado de manera virtual, ha congregado a los directores de innovación y tecnología de destacadas empresas del sector energético, con proveedores de IT, socios de enerTIC.org, para hablar de eficiencia energética y sostenibilidad.

Acciona Energía, BP, Cepsa, EDF Fenice, Endesa, Engie, Estabanell distribució, iDE-Redes Eléctricas (Grupo Iberdrola), Naturgy, Nedgia, Nexus Energía, Tecnatom, T-Solar y Viesgo han participado en este evento que ha tenido como patrocinadores a Everis, Ibermática, Minsait, Nutanix, Schneider Electric y T-Systems. Como moderador, Pablo de Juan de Enerclub.

En los últimos seis años, el sistema energético ha estado en constante evolución. En 2014 la novedad eran las Smart Grids, luego se añadió la automatización de procesos en los controles de fraude o la facturación, para posteriormente ir más allá y ser capaces de detectar en la red de Baja Tensión los puntos calientes.

Ahora ya se habla de cómo prepararse ante los vehículos eléctricos o la inclusión de los autoconsumidores en la red. Probablemente, vaticinan los expertos, en seis años, el futuro es inimaginable.

Integración de tecnologías e implicación de equipos

La clave para afrontar este presente y ese futuro está – dicen los profesionales reunidos durante este desayuno – en trabajar menos por silos o tecnologías: hay que entender el IoT, el cloud, la automatización, el Big Data o la propia digitalización como un todo y hacer soluciones más integrales end to end.

La digitalización es importante para conseguir la integración de renovables, nuevos modelos de negocio o de los próximos sistemas de movilidad. La transformación digital debe aportar información para la toma de decisiones con el fin de ir adoptando poco a poco otras tecnologías para el futuro como pueden ser la Inteligencia Artificial o el Blockchain.

Pero para poner todo ello en práctica hay que destacar una serie de cuestiones: tener muy claro qué adoptar, analizando las estrategias de cada compañía; abrirse a colaborar con terceros que pueden ser la clave para la digitalización y el éxito; e implicar a la organización en los procesos de innovación para reducir el gap entre tecnología y adaptación.

De un sistema centralizado a otro descentralizado

El sector energético se encuentra ahora mismo en un período de transformación histórico, señalan algunos de los expertos. Es un momento de cambio de un sistema centralizado a otro descentralizado, con una mayor presencia de las energías renovables y de la eficiencia energética. Esto significa que es imprescindible tener capacidad de adaptación y evolucionar conforme lo está haciendo el mercado, de manera rápida.

Además, la transformación digital dejó de ser una opción hace tiempo para ser una obligación y forma parte de la demanda de los clientes, al solicitar nuevos servicios digitales, más innovadores, eficientes energéticamente y sostenibles.

La financiación, como exigencia de esa transformación digital, es otro límite que se supera con procesos colaborativos donde se comparten experiencias piloto. Por ello, hay que lograr un modelo de ejecución de proyectos más ágil y eficiente, con un ratio de éxito superior, e implantar modelos de reutilización de casos de uso.

Se debe ir hacia un modelo más colaborativo e integrador, con soluciones horizontales que cubran diversos casuísticas y apoyarse en partners y ecosistemas de cooperación para abordar los próximos retos.

Marco regulatorio estable y fondos Next Generation

También se mencionó la necesidad de un marco regulatorio estable que ayude a incentivar la innovación en el sector. En el caso de las redes de gas, uno de sus retos es su posicionamiento en el marco de la transición energética. Necesitan un marco regulador que impulse, por ejemplo, el importante papel de la telegestión y la integración de otras energías como el gas renovable o el hidrógeno.

Desde las distribuidoras, también se habló de los límites en el techo de gasto que paralizan inversiones y de la obligación de que estas tengan que hacerse en determinados proyectos y no en otros de mayor innovación tecnológica. Estos factores lastran la inversión en digitalización y el avance hacia la transición energética eficiente y sostenible.

Finalmente, otra de las claves serán los fondos de recuperación Next Generation de los cuales un 33% se debe destinar a digitalización. Los expertos reunidos en el desayuno confían en que estos fondos ayuden a la habilitación de proyectos que hasta ahora no se han podido acometer o ante los cuales había reticencias. 

El impulso de Europa por la digitalización como forma de alcanzar la eficiencia energética y la sostenibilidad, esperan que ayude al sector energético español en su propia transición.