OnRobot analiza las cinco claves para acelerar la sostenibilidad industrial

- Publicidad -

La automatización robótica es una pieza clave que permite acelerar la transición hacia una producción sostenible y aumenta la probabilidad de éxito de una compañía a largo plazo. En concreto, la robótica colaborativa permite impulsar la eficacia de una forma segura, rapida y sostenible.

Las métricas financieras tradicionales son solo un factor en el valor a largo plazo de las compañías, pero de acuerdo con un estudio de Ernest & Young,  los inversores se fijan cada vez más en los avances de los fabricantes en los factores de ESG para determinar el éxito organizativo a largo plazo.

Con la ayuda de la automatización robótica, las compañías pueden acelerar su progreso hacia la fabricación sostenible y aumentar el éxito organizativo a largo plazo de su empresa. OnRobot, líder mundial en hardware y software para aplicaciones colaborativas, ha analizado las claves por las que automatizar procesos industriales con aplicaciones de robótica colaborativa contribuye a conseguir una industria productiva más sostenible de una forma más rápida:

  1. Minimiza el impacto ambiental negativo. Con las aplicaciones robóticas se puede fácilmente elegir herramientas eléctricas en vez de herramientas neumáticas (aire comprimido), que consumen muchísima más energía. La producción eléctrica ahorra energía al mismo tiempo que reduce costes, y se pueden usar fuentes de energía renovable como los paneles solares o la energía eólica para alimentar la producción, reduciendo también las emisiones.
  2. Aumenta la eficiencia operacional. Las aplicaciones robóticas ofrecen una alta repetibilidad en la producción, aumentando la consistencia y precisión del producto final. Esto significa que se puede reducir el despilfarro y el consumo de energía, ya que hay que desechar y reproducir menos productos.
  3. Permite mantener buenas relaciones con los clientes. Con las aplicaciones robóticas en la línea de producción, se puede acortar el plazo de entrega, asegurar una calidad consistente del producto y la entrega a tiempo, asegurando la satisfacción, la lealtad y la buena reputación como proveedor.
  4. Mejora las condiciones de trabajo. La robótica colaborativa reduce las condiciones de trabajo peligrosas, encargándose de las tareas repetitivas que tienen más probabilidades de causar lesiones laborales a los trabajadores. Automatizar estas tareas en la línea de producción permite a la plantilla realizar tareas más seguras y de mayor valor añadido.
  5. Fortalece la sostenibilidad financiera. Los últimos avances de la robótica colaborativa como D:PLOY, primera plataforma automatizada de OnRobot que acelera las implementaciones de aplicaciones colaborativas, reducen el tiempo invertido en la implementación de cada aplicación robótica un 90%. En otras palabras, las implementaciones y reimplementaciones que a un integrador de sistemas profesional le llevaría días o incluso semanas con la programación convencional puede estar lista en tan solo unas horas y no se requiere experiencia en programación.

Enrique Palomeque, Area Sales Manager South Europe, Middle East & Africa de OnRobot, comenta: “La robótica colaborativa es el aliado perfecto para impulsar la sostenibilidad en una compañía, tanto por sus beneficios en la línea de producción, como por la seguridad a la hora de trabajar mano a mano con las personas. Y, por supuesto, son claves por su contribución en el aspecto financiero, ya que plataformas como D:PLOY, que conjugan Hardware y Software, ofrecen a los clientes una implementación sencilla sin necesidad de conocimientos de programación”.

 

- Publicidad -