Objetivo 2030: transporte y movilidad autónoma sostenible

Desde la invención de la rueda, el progreso de la humanidad ha estado muy ligado a los avances en las herramientas y medios de transporte. La revolución industrial, por ejemplo, debe mucho a la invención de la caldera de vapor, que permitió el desarrollo de los primeros ferrocarriles. Por su parte, la aparición de la aviación no solo satisfizo el viejo deseo humano de volar, sino que también acortó las distancias entre países y continentes. Si miramos al futuro, según un informe llevado a cabo por la consultora Frost & Sullivan y promovido por Dassault Systèmes, para 2030 los vehículos eléctricos y autónomos estarán muy presentes en nuestro día a día. Más de un 50 % de los consumidores entrevistados -77 %, en el caso de los millennials- espera utilizar uno de estos vehículos autónomos en los próximos años.

El transporte vive hoy un importante auge, y en España se ha invertido un gran presupuesto en desarrollar una red eficiente de trenes de alta velocidad, AVE. Estos trenes han reducido enormemente las distancias en la península ibérica y han permitido conectar ciudades en pocas horas. Un avance que, junto a la posibilidad de pilotar aviones, drones, coches o barcos de manera autónoma, y sin necesidad de intervención directa de los humanos, cambiará de manera directa el día a día de la sociedad española.

Este tipo de tecnologías está a disposición de pocos individuos debido a su elevado coste, pero en un futuro muy cercano, coger un taxi volador compartido para ir a trabajar será algo cotidiano. Dassault Systèmes, en colaboración con General Aeronautics, llevan tiempo desarrollando un vehículo aéreo no tripulado. Una vez creadas las infraestructuras necesarias para el despegue y aterrizaje, estos vehículos aéreos autónomos harán las ciudades más habitables y sostenibles.

Gracias al trabajo de Dassault Systèmes, avances tecnológicos como el coche del futuro pueden asegurar una movilidad eficiente en términos de tiempo y recursos. Esto potenciará las redes de transporte inteligentes e interconectadas que pondrán solución al intenso tráfico que sufren ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Además, reducirán notablemente la contaminación, uno de los más graves problemas de nuestro tiempo. Las personas que utilicen vehículos no motorizados serán recompensadas con beneficios y remuneraciones, para así promover los medios de transporte eco-friendly.

La personalización de todos los servicios antes mencionados será también un factor importante. Las personas que posean un vehículo autónomo, o las que utilicen uno compartido, tendrán la posibilidad de personalizar al máximo su experiencia dentro del mismo. Nada más llegar, el vehículo estará a la temperatura adecuada, con la música deseada, y en el camino al trabajo tu asistente virtual te leerá las noticias y las tareas del día. El futuro de la humanidad suena muy prometedor y fascinante, queda en nuestras manos asegurar que la tecnología y la sostenibilidad vayan de la mano con la innovación.

- Publicidad -