Mantenimiento 4.0: las cámaras de ‘Motion Amplification’ y su precisión

La tecnología de motion amplification, o amplificación del movimiento en castellano, es la nueva estrella dentro del mundo de los análisis de vibraciones. Con esta cámara de alta frecuencia se pueden recoger todos los píxeles que miden la desviación y el desplazamiento de aquellos cuerpos que son completamente imperceptibles para el sentido de la vista humana.

El funcionamiento es sencillo: el objeto de interés es grabado con una cámara de vídeo durante un breve periodo de tiempo, de unos diez segundos aproximadamente, y envía toda la información obtenida a un sofisticado software que extrae los datos significativos del proceso de grabación y que permite amplificar todos esos movimientos sutiles a niveles visibles para el ojo humano. Pero la pregunta que todo el mundo se hace es, ¿cómo de precisas son las cámaras de amplitud del movimiento?

Estos equipos son capaces de recoger unos 1200 fps, mientras que un ojo humano medio alcanza entre 30 y 60 fps, dejando así un gran margen de diferencia que puede resultar clave para cualquier plan de mantenimiento predictivo. Cabe destacar que los acelerómetros son menos sensibles a baja frecuencia y, a menudo, requieren de mucha información para detectar fallos, mientras que las cámaras de motion amplification pueden recoger movimientos de hasta 0,3 Hz.

La amplificación del movimiento es una tecnología que nos aporta información muy precisa, tanto en mediciones de frecuencia como de amplitud. Sin embargo, no hay que olvidar que hay factores que también van a determinar la precisión de los datos, como el tipo de lente utilizado, la distancia que hay entre la cámara y el objeto a grabar, la intensidad de la luz y, por supuesto, la configuración del software.

En la empresa I-care, especializada en mantenimiento predictivo, utilizan este tipo de tecnología para interpretar el modo de vibración equipos críticos y/o estructuras. Los ingenieros hacen uso de las cámaras para poder solucionar problemas tan comunes como la desalineación, el desequilibrio, problemas estructurales y la holgura. Las resonancias o sellos mecánicos son otras de las funciones que también se pueden ejecutar.

La tecnología lo ha vuelto a hacer, ha transformado lo invisible en algo cuantificable, y todo esto es gracias a las cámaras de motion amplification, que han llegado para transformar la industria del mantenimiento predictivo.