La innovación emergente apenas se valora en las grandes empresas

Hasta el 88% de los líderes en innovación cree que las organizaciones exitosas fomentan la innovación en todos los niveles y dentro de cada equipo. Sin embargo, sólo el 20% de las empresas incluye la necesidad de “empoderar al individuo” como elemento esencial dentro de su cultura corporativa. Este es el principal hallazgo de una encuesta a directivos del área de innovación realizada por Kaspersk en colaboración con la consultora Savanta.

El enfoque lineal en la innovación existe cuando la alta dirección inicia el proceso y los roles subordinados sólo participan a partir de la fase de ejecución. Sin embargo, esto es motivo de preocupación porque muchos de los altos cargos de las empresas podrían pasar por alto oportunidades de negocio que los empleados que interactúan directamente con clientes o desarrollan productos pueden identificar.

Por ello, la gran mayoría de los líderes en innovación cree que para tener éxito como organización es necesario fomentar una mentalidad innovadora en toda la empresa. Esto creará un ambiente de trabajo en el que todos los empleados se sienten cómodos compartiendo sus ideas sobre nuevas formas de trabajar. No en vano, el 67% de los encuestados en Europa cree que la innovación es más efectiva cuando es generada por los propios empleados.

Sin embargo, solo el 16% percibe que su organización considera la necesidad de “empoderar al individuo” como un elemento clave de la cultura corporativa. Aunque ocupa el penúltimo puesto en la clasificación de los valores más comunes, su posición es más alta en la lista de aquellos que se consideran importantes para ser innovadores.

Curiosamente, la diversidad también ocupa un lugar más alto en el ranking de los valores claves para el éxito. Algo que sugiere que la innovación requiere entornos multiculturales y personas con diferentes antecedentes para fomentar opiniones e ideas más diversas.

 

 

“Para aprovechar todo el potencial de la innovación, no basta con tener un departamento dedicado a ella. Los mejores resultados se obtienen cuando todos los empleados tienen voz y pueden contribuir con sus ideas. Los líderes empresariales deben fomentar y gestionar este proceso dentro de sus organizaciones. Y la experiencia y las opiniones de los ejecutivos son especialmente útiles durante las últimas etapas para alinear las ideas prometedoras con la estrategia de la empresa”, comenta VitalyMzokov, responsable del Hub de Innovación de Kaspersky.

Para apoyar la innovación emergente (bottom-up), Kaspersky ofrece los siguientes consejos:

  • Destacar frecuentemente la importancia de la innovación en las comunicaciones internas. Esto se debe hacer tanto a nivel de dirección como en las reuniones de los managers con sus respectivos equipos
  • Implementar un programa específico que permita a los empleados proponer nuevas ideas y oportunidades de negocio. Establecer criterios de selección claros, procedimientos de revisión, y un comité que elija las ideas más prometedoras. Además, motivar a los empleados con un programa de compensación por los conceptos más exitosos.
  • Para impulsar no solo la generación de ideas sino también la ejecución de los proyectos, crear un departamento en el que los empleados puedan trabajar en sus ideas seleccionadas. Debe estar separado del negocio principal y dedicado exclusivamente a la innovación. Podrán seguir utilizando los recursos y experiencia de la compañía, pero manteniendo la autonomía respecto a aquellos mecanismos que puedan ahogar la mentalidad emprendedora. Por ejemplo, esta subdivisión podría testear sus hipótesis en clientes fieles para mejorar la oferta en función de sus comentarios.

Si deseas descargar el informe completo haz click en este este enlace.