Industria 4.0, la fábrica inteligente y las máquinas como servicio

La próxima revolución industrial está sobre nosotros, ya que la Industria 4.0 trae una nueva ola de fabricantes conectados y fábricas inteligentes. La industria 4.0 es una tendencia actual en la fabricación que involucra una combinación de sistemas cibernéticos, automatización e Internet de las cosas (IoT), que en conjunto crean una fábrica inteligente. Es la cuarta Revolución industrial, que sigue los pasos de los equipos e internet (Industria 3.0), la producción en masa y la electricidad (Industria 2.0) y la mecanización y la energía de agua / vapor (Industria 1.0). Los fabricantes de la Industria 4.0 en todo el mundo están conectando sus máquinas a la nube y desarrollando su propio Internet industrial de las Cosas (IIoT). Al hacerlo, están arañando la superficie del potencial sin explotar, lo que promete un crecimiento exponencial para el negocio.

Como desarrolladores de software de gestión de datos y servicio de campo basado en la nube, CIC ha experimentado de primera mano el efecto que la Industria 4.0 tiene en sus clientes en la industria manufacturera.

La digitalización de los procesos de fabricación en la industria 4.0

No es tan simple como conectar dispositivos a Wi-Fi. Por un lado, la industria manufacturera es históricamente conocida por el mecanismo de petróleo y acero para hacer partes metálicas, no tanto equipos en la nube ni sistemas cibernéticos. Con eso, la actualización de una organización de manufactura a la Industria 4.0 puede requerir un cambio de paradigma completo, desde los trabajadores de la fábrica hasta los tomadores de decisiones, para inculcar el cambio organizacional y el replanteamiento de los procesos existentes en toda la compañía. Si bien la conectividad de máquina a máquina y de persona a máquina son los enfoques primordiales de la Industria 4.0, el verdadero beneficio subyacente de la Industria 4.0 reside en la conectividad de la máquina a la empresa, que llamamos “máquina como servicio”.

Las empresas de hoy miran más allá de las velocidades y los avances de los equipos de la máquina y se centran más bien en cómo dichos equipos impulsan los ingresos del negocio. Por ejemplo, las empresas ya no compran equipos de fabricación en un pago único por las tuercas y tornillos. En su lugar, negocian los indicadores clave de rendimiento (KPI) del equipo por adelantado y luego financian parcialmente el pago en función de la producción de la máquina. En resumen, no solo compran la máquina, sino que también compran un “servicio” para garantizar que la máquina siga impulsando y mejorando el negocio, por lo tanto, pasa a ser una máquina como servicio.

La gestión del ciclo de vida del servicio es un componente clave de este modelo, ya que los equipos conectados requieren un mantenimiento más regular. Sin embargo, el servicio ya no se limita al mantenimiento y reparación de equipos, también implica actualizaciones de software con características mejoradas que permiten que su máquina conectada respalde objetivos comerciales más grandes, como los esfuerzos de ventas.

Otro componente clave de la máquina como servicio es el punto de contacto del cliente. Las empresas deben mirar más allá de sus máquinas para seguir el ritmo de las expectativas aumentadas de los clientes, encontrando nuevas formas de aumentar la satisfacción de los clientes. Una forma es acelerar el ritmo del servicio en tiempo real. Estamos en un momento en el que el cliente paga por un servicio continuo donde las empresas tenemos la obligación de ofrecer actualizaciones regulares de software, lo que a su vez da como resultado un producto más escalable con una vida útil más larga que continúa generando ingresos.

La adopción de la Industria 4.0 no será una transformación de la noche a la mañana. Sin embargo, los fabricantes actuales se están asociando con plataformas de servicios y proveedores como un catalizador para lograr la transformación digital. Se están abriendo nuevos canales de negocios, no solo de mantenimiento y reparación, sino también de nuevos negocios y ventas.

En última instancia, el cliente siempre es lo primero, y la Industria 4.0 está un paso más cerca de lograr la máxima satisfacción del cliente a través de esta filosofía de máquina-como-servicio. La transformación digital no solo se limita a la conectividad de la máquina, sino que implica un enfoque integral, desde el producto hasta el servicio y las ventas, para lograr una mayor estabilidad y adaptabilidad en todo el negocio. De hecho, un enfoque integrado es clave para implementar la adopción generalizada de la Industria 4.0, sentando las bases para la próxima revolución industrial.

En CIC Consulting informático aprovechamos nuestra amplia experiencia en la industria y nuestros conocimientos en desarrollo software en diferentes plataformas para ayudar a las empresas a resolver retos empresariales con eficiencia y calidad.

Escrito por Amanda Viota.