- Publicidad -

Los viejos manuales de liderazgo definen a una persona IMPORTANTE como aquella que tiene la mesa llena de problemas, pero no está preocupado. O como diríamos ahora, tiene la bandeja de entrada del correo llena y duerme tranquilo.

Pero ¿por qué no está preocupado? ¿Es que espera que los problemas se resuelvan por si solos? No es esa la razón. Una de las claves de una organización que funciona correctamente es que disponga de una buena cultura de resolución de los problemas. No hablamos de buscar culpables de lo que pasa en la compañía, sino de articular mecanismos que solventen los problemas y promuevan una visión de mejora y excelencia.

En la vida personal, como en los negocios, los problemas forman parte del día a día. De hecho, hay una línea de pensamiento que dice que la mejor manera de ascender en una compañía es enfrentarse a problemas complejos y resolverlos.

También es una buena manera en la que un responsable puede evaluar las capacidades de su equipo, viéndolos actuar frente a problemas de índole técnica. Como aplican el pensamiento lógico, cómo confirman los datos antes de utilizarlos, que ideas imaginativas aportan, etc.

Y es que el oficio de SOLUCIONADOR DE PROBLEMAS no es una tarea esotérica, basada en conocimientos o intuiciones difusas, sino que responde a dos criterios:

  1. Un conocimiento detallado de lo que se debe solucionar
  2. Disciplina para aplicar el método y hacer que el equipo lo cumpla

Dentro del mundo industrial, el método de Problem Solving más aplicado es el 8D (Ocho disciplinas para la resolución de problemas), que unido a diagramas como Ishikawa y los Cinco Por que’s forman la caja de herramientas más habitual en el análisis de causas y acciones.

Todos hemos participado en alguna reunión en la que alguien explica: “este problema ya salió hace un tiempo, pero no recuerdo cómo se resolvió”. Porque nuestras organizaciones tienen la memoria muy corta y dificultades para almacenar la información de forma accesible. Somos muy ágiles a la hora de apagar los incendios, pero mucho más torpes para registrar las soluciones al incendio.

En KAPTURE.IO somos muy conscientes de la importancia de tener una buena metodología y que los medios digitales nos ayuden en el despliegue y seguimiento de la Solución de Problemas. El módulo de Problem Solving está inspirado en esa idea de mejorar cada día y alcanzar la excelencia, ayudándonos a asegurar que la Cultura de la Empresa se impregna de esta filosofía.

KAPTURE.IO aporta las capacidades necesarias para asegurar un óptimo despliegue del Problema Solving:

  • Método de cumplimentación intuitivo, que acompaña al técnico en el proceso de análisis del problema
  • Información centralizada, trazable y accesible. Documentación relacionada adjunta
  • Registro de los cambios a tiempo real y accesibles por la Dirección
  • Asignación de las acciones y notificaciones de cambio al equipo asignado
  • Registro histórico actualizado en todo momento por cualquier miembro de la organización
  • Pasar acciones de un Issue list o deméritos de una Auditoria asignándolos a un 8D

 

 

Además KAPTURE.IO ofrece la opción avanzada de PERSONALIZAR el Problem Solving según la metodología específica de la compañía. De tal manera que el estándar digital se adapte a las necesidades concretas y buenas prácticas establecidas en la compañía, facilitando el paso del papel a la gestión digital.

Todo esto dentro de una misma plataforma, que al mismo tiempo que tomas datos o realizas informes para analizar, puedes detectar las incidencias y arrancar la gestión para solucionar el problema. Así que, si tienes muchos problemas (industriales) y Kapture.IO para resolverlos ¿Por qué te preocupas?

Autor: Fernando Revilla

- Publicidad -