Fabricación de maquinaria con componentes estandarizados del futuro

El diseño de maquinaria teniendo en cuenta los requerimientos del futuro es siempre complejo y difícil, ya que hay muchos factores diferentes que hay que tener en cuenta, como por ejemplo, la producción, la tecnología y el montaje de nueva creación. En opinión del formador de producto y director de la norelem ACADEMY Martin Ahner, la reducción de la incertidumbre se consigue utilizando componentes estandarizados.

Cada vez más se tiende a preparar maquinaria y sus componentes para el futuro. Es fundamental garantizar que se utilicen procesos eficientes para minimizar las alteraciones e interrupciones debido a que implican retrasos en los productos causando frustración en los clientes y consumidores.

En cinco, diez o veinte años estos componentes personalizados ya no estarán disponibles y saber si se podrán sustituir esos componentes si se averían o si habrá que renovar completamente la máquina será casi un juego de adivinanza. Asegurar el rendimiento futuro de los activos más valiosos es especialmente difícil cuando se usan piezas específicas.

La presión sobre los fabricantes para que innoven y sobre los ingenieros de diseño para que den vida a esas ideas y maquinaria, es más presente. Es por ello que el uso de componentes normalizados puede contribuir a dar vida a esas ideas. Además los componentes estandarizados pueden ayudar a ampliar la vida útil de una máquina y aumentar la rentabilidad de la inversión.

Tendencias en maquinaria preparada para el futuro

La gran mayoría de las empresas corren riesgos potenciales cuando se trata de inactividad de la maquinaria y paradas de producción, motivos por los que la preparación de los procesos para el futuro es una cuestión fundamental. Esto también incluye procesos como la producción aditiva y la impresión 3D, la robótica, la automatización y las inversiones en IoT.

Las nuevas tecnologías abren la puerta a los fabricantes progresivos para que lancen ofertas propias realmente innovadoras. No obstante, la elección de las mejores soluciones es complicada y se precisan claramente motivos para realizar tales inversiones.

La fabricación aditiva ha facilitado a la industria productiva y de ingeniería dar el salto adelante hacia una nueva era de tecnología y eficiencia. Al ser un proceso aditivo, la manufactura 3D reduce el desperdicio de material, el tiempo de proceso y la necesidad de equipamiento.

Existen diferentes factores que pueden propiciar que las empresas no se adapten, como por ejemplo las imprecisiones de diseño, los temas de derechos de autor e incluso la reducción de puestos de producción que reducen a su vez el factor humano en los procesos.

La robótica y la automatización tienen ventajas y desventajas similares. Por un lado, pueden aportar eficiencia, fiabilidad y producción uniforme con una reducción de los costes de producción, pero por otro, requiere de considerables inversiones además de crear incertidumbre laboral en los empleados.

Retos de la maquinaria preparada para el futuro

Una gran inversión es también un reto importante al que se enfrentan los fabricantes para actualizarse a la próxima era digital. Es fundamental garantizar que los datos y la tecnología se apoyen en una plataforma que pueda acoger la última tecnología. No obstante, la inversión en nuevas tecnologías es el camino hacia el futuro. Lo que es verdad de los beneficios de la automatización inteligente y flexible en circunstancias normales es ahora doblemente cierto: facilitan una mayor eficiencia, reducen los costes, incrementan la producción y la calidad, y sobre todo, reducen la dependencia de mano de obra.

Los componentes mecánicos estandarizados no precisan de un sinfín de conocimientos desde el principio. Se pueden manejar con conocimientos básicos, lo cual puede ser útil para compañías que preparan sus procesos para el futuro.

Usos y beneficios de componentes estandarizados en ingeniería y fabricación de maquinaria

Un informe publicado por McKinsey sobre las operaciones a prueba de futuro afirma: «Están apareciendo nuevas dinámicas de mercado a un ritmo creciente. Estos veloces desarrollos potencian la importancia y urgencia de controlar asuntos relacionados con la complejidad del producto, la fluctuación de la demanda y la utilización de los activos«.

Es fundamental que las empresas funcionen de manera eficiente y que la maquinaria y las líneas de producción sean fiables, intentando que no ocurran averías ni retrasos. Es por eso que el uso de componentes normalizados, tanto si se trata de maquinaria nueva como vieja, puede reducir los tiempos de reequipamiento o de cambio de herramienta, o incluso el tiempo dedicado a cambiar las piezas de trabajo que se mecanizan o fabrican. De esta forma se mejora la productividad, se amplía la vida útil de la maquinaria y se reducen los tiempos muertos. Al utilizar componentes estandarizados sus operaciones y maquinaria se preparan para el futuro.

 

 

No hay duda de que las empresas de producción están mudando hacia una forma de trabajo cada vez más digital. Cada vez hay más opciones para tener operaciones y maquinaria preparadas para el futuro, y es importante asegurar que las inversiones se hagan en productos y sistemas fiables.