Entornos digitales, impulsando estrategias Employee first eficientes

La digitalización está acelerando y facilitando la evolución de muchas compañías. Saber aprovechar la tecnología puede convertirse en una gran oportunidad para dar un nuevo impulso a los modelos de negocio y a la retención del talento, siendo las intranets modernas una de las herramientas más valoradas para alcanzar estos objetivos.

En el Digital Think Tank impulsado por Liferay “Digital Workplace, una respuesta tecnológica a las necesidades de las compañías en un entorno digitalizado”, y organizado por Dir&Ge, directivos de destacadas compañías han compartido cuáles son las claves para evolucionar hacia entornos de trabajo digitales que impulsen la experiencia de los empleados y cómo se pueden aplicar esas claves en el contexto actual.

La transformación digital en el entorno laboral

Ante el complejo escenario actual, las empresas han tenido la necesidad de apoyarse en la tecnología, y en sus recursos para poder dar, en muchos casos, continuidad a su actividad laboral. La inevitable incorporación del trabajo en remoto ha supuesto un punto de inflexión en las metodologías de trabajo. Sin embargo, son muchos los especialistas que apuntan a que este modelo de trabajo no se puede considerar teletrabajo real. “En cierto modo, la metodología que se viene desarrollando en estos últimos meses no refleja la realidad del trabajo en remoto; se trata de un método de trabajo que está permitiendo la supervivencia laboral. Las características del entorno del trabajador en estos momentos difieren de las que puede experimentar en condiciones de normalidad”, comparte Daniel Solà, Business Partner, Spain & Portugal, IS&T de ALSTOM Transporte.

En este sentido, Ricardo Calzada, Director IS/IT de Astrazeneca valora la tecnología y la gran ayuda que está suponiendo en el contexto actual, pero por la rapidez con la que muchas compañías han tenido que incorporarla, percibe “la existencia de cierto índice de ineficiencia en el trabajo en remoto a la hora de resolver determinadas situaciones o problemas debido a que no se está acostumbrado a trabajar en esta situación. Estamos en muchos casos sujetos al componente social del trabajo y las relaciones humanas continúan desarrollando un papel fundamental. El reto está en conseguir que ambos contextos convivan a partir de ahora”.

Por su parte, Edgar Jubillar, Global Head of IT de ISDIN considera que “los empleados están demostrando su profesionalidad y productividad en este contexto, pero debemos dotarles de las capacidades que les permitan mantenerlas y también proporcionarles las herramientas adecuadas para facilitar la colaboración entre los equipos y el desarrollo de sus habilidades creativas”.

Adaptación cultural a la transformación digital

Actualmente, la gran mayoría de las organizaciones se encuentran inmersas en un proceso de transformación digital. Tal y como considera Rafael Lluis, EMEA Presales Lead de Liferay, “todavía existe mucho margen de mejora debido al gran potencial disponible en las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Por ejemplo, a través de una Intranet moderna podremos integrar muchas actividades en un espacio único que aumentarán la efectividad y la productividad. Además, facilitarán a partir de la analítica y del machine learning, la personalización en función del departamento o del empleado y de la actividad que éste desempeñe”.

Miguel Romera, Sr. Director de Digital Operations de GE Healthcare considera que “la implementación de modelos y herramientas digitales requiere un cambio cultural asociado a este proceso; cambio que se está produciendo de forma acelerada debido a la situación actual. En definitiva, debe primar el cumplimiento de unos objetivos previamente establecidos y no desde dónde se desarrolle la actividad. La flexibilidad laboral y una visión tecnológica y moderna de la organización va a suponer un plus para atraer al talento”.

En esta misma línea Pedro Sanz, Director de Sistemas de Información y Comunicaciones de Typsa, coincide en que “la tecnología disponible actualmente ofrece muchas posibilidades, pero para alcanzar los resultados esperados es necesario un proceso de adaptación a un nuevo sistema basado en objetivos medibles, en lugar de crear entorno basados en el presencialismo. Esta adaptación es clave para las compañías ya que las nuevas generaciones en mayor medida valoran de favorablemente este enfoque y, en el caso de no tenerlo contemplado corremos el riesgo de perder talento”.

Luis Pastor, Socio Responsable Consultoría Tecnológica e Innovación de Grant Thornton complementa estas ideas con un aspecto clave como es la ciberseguridad indicando que “los ciberdelincuentes han aprovechado las debilidades en materia de seguridad que algunas empresas han presentado debido a la urgencia y rapidez a la hora de implementar el trabajo en remoto para acceder a información privilegiada y confidencial. La tecnología es clave en la evolución de las organizaciones, pero hay que saber elegir soluciones y poner el foco en las líneas estratégicas adecuadas”.

Por su parte, Alberto Salviejo, Digital, Customer Experience, Marketing and Service Delivery Director for Europe de CEMEX, considera que “la clave radica en identificar cuál es el propósito de la digitalización de la compañía, para qué la estamos implementando y cómo beneficia a nuestros empleados; de lo contrario, podría ser hasta contraproducente. Entre las oportunidades que nos permite esta digitalización destacaría la posibilidad de automatizar procesos y el acceso a plataformas de aprendizaje como herramienta de adaptabilidad y de retención de talento”. Mientras que, Juan Pablo Romaguera, Lider Organización & Innovación de KIABI ESPAÑA, considera que “las nuevas tecnologías nos han permitido y ayudado a mantener durante este periodo un vínculo comunicativo con todos nuestros empleados. El hecho de poder realizar un seguimiento y mantener el contacto con el manager directo a través de la Intranet o red social interna de la compañía, en esta situación de incertidumbre en la que muchos de ellos se encontraban, ha incrementado el nivel de energía y de confianza del empleado. Además, esta necesidad forzosa de implementar el trabajo en remoto ha permitido identificar que, con confianza y responsabilidad por parte de nuestros empleados, el teletrabajo puede ser incluso más productivo y ágil”.

Employee first

En todo este proceso, las personas desempeñan un papel fundamental. “Los empleados deben evolucionar de forma paralela a la digitalización de compañías. Una visión end to end por parte de la empresa a la hora de diseñar y definir el nuevo puesto de trabajo será clave en este proceso. Asimismo, será responsabilidad de la compañía establecer un employee journey que ayude a los usuarios de la compañía a que las herramientas y aplicaciones tecnológicas le sean de utilidad, permitiéndoles ahorrar tiempo y realizar su trabajo de una forma más eficiente y efectiva obteniendo mejores resultados; de este modo, tanto la empresa como el empleado seguirán creciendo”, analiza Agustín Pozo, Digital Transformation Global Lead de Nokia.

En esta misma línea, Alejandro Expósito, Business Technology Partner – Head of IT en Merck Group, incide en la importancia de “entender el propósito que se persigue con cualquier herramienta que utilicemos. En nuestro caso, ese propósito es perseguir el customer value, es decir, no hacer nada que no tenga valor para tus clientes. Por otra parte, es necesario trabajar el open mind de nuestros empleados. Una vez alcanzado esto, es el momento en el que la digitalización adquiere el protagonismo adecuado”.

Para concluir, Óscar González, Sales Manager de Liferay Spain and Portugal, considera que “la tecnología no debe suponer una barrera, sin embargo, al inicio de la situación actual muchas organizaciones se encontraron con ciertas limitaciones a la hora de implementar procesos de digitalización, como el trabajo en remoto entre sus equipos. Por ello, es prioritario que la tecnología esté vinculada a necesidades concretas que permitan dar respuestas en el presente y nos permitan prepararnos para el futuro. En este sentido, estamos observando que la tendencia es una evolución hacia el enfoque employee first, así como en el continuo desarrollo e implementación de Digital Workplaces, poniendo el foco en el empleado y en la productividad, en un contexto de flexibilidad y adaptación que permitan optimizar el time to value de la compañía”.