El talento tecnológico, clave para remontar el último trimestre del año

La transformación digital y tecnológica ya no es opcional, se ha convertido en algo imprescindible en todos los ámbitos de la sociedad: en el tejido empresarial, en las administraciones públicas y en el día a día de los ciudadanos como forma de evitar brechas digitales que generen cualquier tipo de desigualdad.

En este entramado, los espacios de innovación están demostrando, ahora más que nunca, su capacidad para aunar el binomio de talento y recuperación, convirtiéndose en un pilar clave para llevar a cabo la transformación necesaria que permita hacer frente a esta nueva crisis económica.

Prueba de ello, son los datos que refleja el estudio elaborado por Gijón Impulsa, la entidad que se encarga, desde hace más de 25 años, de fomentar e impulsar el desarrollo económico y la innovación local de Gijón.

El estudio está dirigido a las empresas que conforman la Milla del Conocimiento Margarita Salas, del que Gijón Impulsa es el agente tractor, y de él se desprende que el 34,2% de las empresas de este ecosistema no ha visto afectada su actividad por la pandemia, mientras un 29,1% califica el impacto de la crisis en su actividad como poco relevante.

Asimismo, el estudio, en el que han participado más de 170 responsables de distintas entidades, señala que las empresas de innovación han crecido en este periodo. De hecho, las organizaciones que desarrollan su actividad en espacios como la Milla del Conocimiento, prevén aumentar un 3% su plantilla respecto a diciembre del año pasado.

En palabras de Luis Díaz, director gerente de Gijón Impulsa, “estas cifras muestran la importancia de apostar por el talento tecnológico para desarrollar infraestructuras y servicios de alto valor añadido que nos permitan afrontar esta nueva normalidad e implementar proyectos estratégicos para avanzar hacia la recuperación económica”.

Y no es para menos. Precisamente en la Milla del Conocimiento Margarita Salas, ya se han puesto en marcha proyectos innovadores orientados a favorecer este desarrollo tecnológico. Así, se está apostando por sectores como la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas, Big Data, business analist 3D, apoyándose para ello en la retención y atracción del talento tecnológico, surgido en gran parte de los cercanos Campus Universitarios.

Ejemplo de ello son los casos de tres compañías establecidas en este espacio de innovación, que han ubicado sus sedes en el Parque Científico Tecnológico de Gijón, como la startup Empathy.co, centrada en mejorar la experiencia de búsqueda de los consumidores.

De ámbito internacional, esta empresa asturiana ha conseguido mantener un crecimiento sólido año tras año. “Desde comienzos de año, la plantilla de Empathy ha crecido más de un 150%.  El perfil mayoritariamente tecnológico del equipo hace que nos sentimos espacialmente orgullosos de contar con el mejor tanto local al tiempo que mantenemos nuestra proyección internacional”, apunta Ángel Maldonado, CEO y fundador de Empathy.

Otro claro modelo de empresa que apuesta por el talento es Rapha Racing, la marca británica de moda ciclista de alta gama. Según su responsable de Desarrollo, Félix Alonso, “es en entornos como la Milla del Conocimiento donde encontramos mucho talento tecnológico. Estar situados en este ecosistema nos permite generar numerosas sinergias que facilitan estar a la altura de países líderes en innovación como la India o EEUU”.

Algo que también tiene muy claro Econocom Altabox. La multinacional francesa ha decidido potenciar su desarrollo a través de la creación de un centro de innovación en el mencionado Parque, de la mano de la compañía asturiana Altabox. Una entidad que dirige desde Asturias y a nivel internacional, soluciones tecnológicas para transformar el retail mediante marketing sensorial y auditivo o la señalización digital.

Estas organizaciones, son un claro ejemplo del peso que tiene la tecnología en la hoja de ruta de cualquier compañía para seguir siendo competitiva en este entorno, especialmente en todo lo relacionado con el espacio de trabajo digital, la ciberseguridad o la infraestructura cloud. Y es que las actividades de I+D en espacios innovadores como la Milla del Conocimiento, son fundamentales. Concretamente, en 2019, las empresas allí ubicadas invirtieron un total de 17 millones de euros en actividades de I+D, un 57% más que un año antes.

Sin duda el talento tecnológico es y seguirá siendo clave para afrontar los retos del futuro. Precisamente una entidad pública como Gijón Impulsa juega un papel clave como conector entre el talento y las necesidades de innovación de las empresas, al promover y apoyarlos desafíos empresariales mediante incentivos y financiación. Esto permite facilitar el acceso a personas con talento, capaces de ejecutar los proyectos de innovación de cara al 2021.