Claves para la eficiencia energética en la industria de la automoción

El primer Desayuno-Coloquio de 2021 organizado por la Plataforma enerTIC.org ha reunido a destacadas compañías del sector de la automoción con proveedores especializados en tecnología para esta industria con el fin de intercambiar experiencias y debatir sobre transformación digital, sostenibilidad y eficiencia energética.

El encuentro, celebrado de forma online, ha contado con la participación de Anfac, Arcelor Mittal, Bosch, Grupo Ames, Grupo Antolín, Nissan, SEG Automotive, Simoldes Tool, y con el patrocinio de Autodesk, Ibermática, Inetum y Signify.

Bajo el título «Smart Factory: Tendencias y experiencias en el sector de la automoción» este evento forma parte del Programa de Promoción y Sensibilización Sectorial de la asociación que tiene como objetivo impulsar la aplicación de tecnologías para la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad en sectores clave de la economía en España.

Sector impulsor de la economía

El sector de la automoción representa actualmente el 10% del PIB de España y alcanza el 18% en cuanto a exportaciones. Emplea a más de 2 millones de personas, tanto de forma directa como indirecta. Es el principal contribuidor a la balanza comercial de España y es un sector vertebrador del territorio.

Es una de las industrias que más invierte en innovación y eficiencia energética. En la última década, la intensidad energética de las plantas de fabricación de vehículos se ha reducido casi a la mitad. Se trata de un entorno altamente competitivo, donde es imprescindible ser eficiente para reducir los costes energéticos.

La robotización, el uso de la sensorización o la integración de los distintos sistemas tanto de la parte industrial, como tecnológica ya están en su ADN. El reto ahora es conseguir la neutralidad climática y cumplir con los objetivos marcados por la UE mediante el uso de tecnologías de transformación digital y mejoras tecnológicas aplicadas en los procesos productivos, que además sirvan para integrar los distintos elementos de toda la cadena de valor.

Entre los proyectos actuales, se trabaja ya en la interconexión de los distintos elementos y sistemas de las plantas de fabricación mediante el empleo de tecnologías como IoT o la Automatización de procesos, lo que permite la detección y eliminación de ineficiencias de forma inmediata; la mejora del análisis predictivo con soluciones de IA, algoritmos y modelos matemáticos; o la mayor capacidad de interconexión de datos para una toma de decisiones más dinámica gracias al desarrollo del 5G.

A esto se suman otras tecnologías para la optimización de la eficiencia: la impresión 3D en los procesos de diseño de productos; la iluminación LED conectada que permite enviar y recibir información a través de la red, conociendo entre otros parámetros, el adecuado uso de los espacios; o el empleo de sistemas de control de calidad que minimicen los errores y eviten nuevos procesos de fabricación.

Con la vista puesta en los objetivos de neutralidad

Las distintas compañías reunidas en el encuentro han mostrado su total compromiso con la digitalización y con los objetivos de neutralidad, defendiendo en todo momento el uso de tecnologías como parte fundamental para conseguirlo. Innovar, actuar e invertir son los drivers para alcanzar esas metas, pero, demandan desde el sector, una mayor y mejor colaboración público-privada.

Consideran clave una cultura industrial y políticas que favorezcan las inversiones y el desarrollo del sector en España, que impulsen la competitividad y que se aborden desde la definición de un modelo de futuro y como un proyecto país.

Respecto a los fondos de recuperación europeos, una de las claves – explican – será el cómo se desplegarán las ayudas y cuáles serán los instrumentos para optar a ellas. Reclaman más flexibilidad y agilidad.

Entre otras cuestiones, se comentó la necesidad de promover la economía circular; la fabricación de productos más ecológicos; potenciar una innovación ágil y de ciclos más cortos; la formación y entrenamiento digital de los trabajadores; y estar atentos a los nuevos desarrollos tecnológicos que ayuden a la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad.