Canonical Robots colabora en la lucha contra el Covid-19

- Publicidad -

Actualmente, Europa y países de todo el mundo se enfrentan a una pandemia mundial. La unión europea a través de sus programas de creación de una red sostenible de empresas de robótica, pretende acelerar la innovación y reducir el tiempo de comercialización de los nuevos robots. Es por eso que Canonical Robots decidió apoyar la lucha contra Covid-19, proporcionando un millón de euros para tecnologías robóticas maduras y a su vez apoyar a los profesionales de la salud a salvar vidas al satisfacer una demanda clínica actual.

Aunque el período de presentación de los proyectos del pasado mes de marzo, fue de solo una semana, muy corto para este tipo de convocatorias, Canonical robots logró presentar un proyecto reutilizando su tecnología y enfocándola en la lucha contra el coronavirus.

Después de la evaluación de todos los proyectos, los evaluadores invitaron al Top 20, a las propuestas mejor calificadas, para una entrevista de video de diez minutos con el fin de realizar la clasificación final de las propuestas presentadas. El proyecto de Canonical Robots logró estar dentro de este Top 20.

Los robots colaborativos o cobots, están emergiendo como un recurso fundamental, como una “gran fuerza para el bien” en la batalla global contra Covid-19, según Canonical Robots.

Algunas de las formas en que los robots colaborativos han contribuido a la respuesta global a la pandemia, han sido por ejemplo las soluciones de desinfección, de manipulación de test y a algunas otras soluciones más difíciles de categorizar y que son posibles gracias a la tecnología proporcionada por los cobots.

En Canonical Robots son conscientes que la tecnología robótica colaborativa puede beneficiar a todo tipo de empresas de producción, sea cual sea su tamaño. Sus brazos robóticos son herramientas avanzadas que pueden ser utilizadas por cualquier empleado, independientemente de su nivel de especialización, y ayudar a aumentar la productividad, reducir los accidentes y estimular los ánimos de los operarios.