- Publicidad -

Esta semana ha tenido lugar la reunión bimensual de la Comisión de Industria de Ametic, la patronal representante del sector de la industria tecnológica digital en España, que ha contado con la asistencia virtual de 32 asociados, entre los cuales está la empresa de Bossard Spain, proveedor nacional líder en soluciones de productos de fijación industrial y tecnología de montaje.

En esta edición, el director general, Antonio Garcia, ha compartido con los asistentes un caso real de implementación de su tecnología «Smart Factory Logistics», concretamente de la empresa Germans Boada, ubicada en Rubí. En el punto de partida, la casuística de esta fábrica fue la dificultad de gestionar eficientemente las piezas C (tornillería, pequeño componente…).

Este tipo de piezas para fabricación tienen un impacto relativamente bajo en el coste del producto a fabricar, pero en cambio requieren mucha dedicación para su gestión debido a la cantidad de piezas, variedad de estas y dificultades para controlar tanto el stock como las previsiones de abastecimiento.

Germans Boada apostó por la solución Smart Factory Logistics de Bossard que tiene como centro las SmartBins (cubetas inteligentes) las cuales, con distintas capacidades y tamaños, de 0,5kg a 1 tonelada, incorporan un sensor de peso que monitoriza permanentemente el stock que hay en la cubeta, y conectividad, que permite la transferencia de esta información al programa de operaciones que dota de inteligencia al sistema.

De este modo, cada vez que hay un movimiento en la cubeta, la información se actualiza y una vez el stock de la cubeta baja del límite que se ha fijado para ese artículo, el sistema lanza un pedido automáticamente. Con la solución Smart Factory Logistics de Bossard, la gestión pasa a ser totalmente automatizada y gracias a esta automatización y digitalización Germans Boada ha conseguido mayor agilidad, previsibilidad y eficiencia en la cadena de suministro, más flexibilidad, puesto que estos sistemas están diseñados para adaptarse a los diferentes entornos de fabricación y equipos de producción y, por último, máximo ahorro en costes de gestión de pedidos, reduciendo los gastos de manipulación de materiales.

 

- Publicidad -