- Publicidad -

Cada industria cumple una función en las iniciativas por reducir las emisiones de carbono e implementar estrategias de sostenibilidad medioambiental. La firma del Acuerdo de París en 2015 permitió destacar esta cuestión y establecer un marco claro para alcanzar el ambicioso objetivo de llegar a cero emisiones netas en 2050.

En la industria pesada, como la producción de acero, el objetivo de llegar a cero emisiones netas de carbono tiene especial importancia, puesto que la industria es responsable del 7% al 8% de las emisiones de dióxido de carbono de todo el mundo, a menudo debido a los productos derivados inevitables resultantes de los medios de producción convencionales.

Los problemas que parecen ser inevitables tienden a atraer soluciones creativas, y el productor de acero a escala mundial ArcelorMittal ha encontrado una particularmente ingeniosa. En colaboración con LanzaTech, especialista en sostenibilidad, y Rockwell Automation, especialista en digitalización, la compañía ha dado importantes pasos en el establecimiento de estándares industriales para garantizar la sostenibilidad en el sector, al adoptar la economía circular y reciclar productos derivados nocivos para reutilizarlos comercialmente.

Actitud proactiva para afrontar problemas frecuentes

Sería un error pensar que en la industria del acero no se toma conciencia sobre la importancia de su función de liderazgo para implementar estrategias de sostenibilidad. Este ha sido uno de los temas principales en la agenda de muchos de los equipos ejecutivos del sector desde hace un tiempo. En el caso de ArcelorMittal, ha sido una prioridad estratégica durante más de una década.

La empresa se posiciona en lo más alto de la industria siderúrgica. Desarrolla actividades comerciales en 17 países diferentes y produce alrededor de 71,5 millones de toneladas de acero al año para diversos fines, como la construcción y la industria automotriz.

En los últimos años, el objetivo de la empresa ha sido mejorar los estándares en torno a una parte específica de sus operaciones: la emisión de carbono de los altos hornos. En estos altos hornos, el carbón y los minerales de hierro se usan como sínter y coque. El coque reduce el sínter a metal caliente y, luego, se convierte en acero líquido en la acería. Durante la reducción del sínter, se forma el monóxido de carbono y el dióxido de carbono.

En las operaciones globales, la empresa está constantemente analizando nuevos métodos para mejorar la estrategia de sostenibilidad en sus operaciones, ya sea directamente a través de medidas para reducir las emisiones de carbono o, de manera indirecta, a través de la optimización del rendimiento productivo.

Wim Van der Stricht es director de Tecnología de ArcelorMittal y encabeza esta iniciativa. Tiene responsabilidades específicas para la estrategia de tecnología, la reducción de emisiones de dióxido de carbono y la economía circular. Desde que comenzó a trabajar como director de Tecnología en 2013, Wim ha diseñado estrategias de sostenibilidad en la planta de acero de la empresa en Gante, Bélgica, con el objetivo general de reducir un 30% las emisiones de carbono en todas las operaciones de la empresa en Europa, en comparación con las cifras de 2018.

«Durante todo el tiempo que llevo trabajando en la empresa, la sostenibilidad ha sido una prioridad importante. El sector metalúrgico se encuentra en un punto de inflexión y nuestro objetivo es establecer las normas sobre cómo la producción de acero se puede llevar a cabo de manera sostenible y sin contaminar el medioambiente«, explicó Wim.

Un enfoque novedoso

A fin de abordar la problemática del alto horno y reducir las emisiones netas de carbono, Wim buscó ideas en otras regiones y descubrió un interesante enfoque que se estaba probando en el mercado de la región Asia-Pacífico. LanzaTech, una empresa de biocombustibles fundada en Nueva Zelanda y socio de colaboración de muchos años con ArcelorMittal, había desarrollado un innovador material de biomasa microbiana que, de acuerdo a los ensayos clínicos, transformaba el carbono en bioetanol.

La empresa estaba trabajando en la sede de ArcelorMittal en China para establecer una prueba de concepto y poder determinar si el enfoque se podía aplicar a la producción de acero, a fin de crear un producto de bioetanol denominado “Steelanol”.

De acuerdo con Wim, «lo que me impactó de inmediato del enfoque de LanzaTech fue su ingenio. Sabemos que el carbono es un producto derivado inevitable en las operaciones del alto horno; pero, ¿qué sucedería si ese carbono pudiera transformarse en algo que no tenga los mismos efectos nocivos?«.

Después de observar la efectividad del proceso en sí, Wim estaba convencido de que este enfoque se podría aplicar a las operaciones de la empresa en Gante. Junto con su equipo pensaron en el diseño de un sistema que podría reinventar la función del carbono en la planta. Para que este diseño fuera el adecuado, el equipo se apoyó en el conocimiento especializado de su red de socios.

LanzaTech colaboró en el diseño del mecanismo para captar carbono, mientras que Rockwell Automation brindó asesoramiento y proporcionó una plataforma de automatización, incluidos impulsores, controles de proceso, redes y visualización. Juntos establecieron un flujo en el que la biomasa se aplica al alto horno antes de comenzar el tratamiento, a fin de obtener el producto de bioetanol.

«Lo maravilloso estaba en la simpleza del diseño. Nos brinda un proceso repetible para quitar carbono de la ecuación en su totalidad. Las pruebas que realizamos demostraron que se podía hacer a escala y con los recursos económicos adecuados para que sea sostenible en el largo plazo«.

El equipo ejecutivo de ArcelorMittal, incluido el director general, aprobó la idea del proyecto, y consideraron que era un paso muy importante para transformarse en una empresa líder en sostenibilidad. También se aprobó a escala gubernamental, y recibió el apoyo del Banco Europeo de Inversiones, que ha contribuido con importantes fondos para la causa.

«Ha sido muy alentador que el proyecto haya tenido esta gran aceptación. Tanto dentro como fuera de ArcelorMittal, todos están muy sorprendidos de lo que se puede alcanzar con el proceso. Este apoyo nos ha ayudado en gran medida a llevar a cabo el proyecto en estos ocho años desde que comenzamos a analizar la oportunidad«, agregó Wim.

«Tampoco podríamos haber llegado aquí sin la ayuda de LanzaTech y Rockwell Automation. Contar con el asesoramiento de LanzaTech, con respecto al uso de los materiales de biomasa, y el equipo de especialistas de Rockwell Automation, que contribuyó con el diseño y la ingeniería de la planta, nos ha ayudado verdaderamente a dirigir y gestionar nuestro trabajo«.

Este entusiasmo ha sido replicado por LanzaTech, lo que los alentó a ver otro caso de uso ingenioso para los procesamientos químicos. De acuerdo con Babette Pettersen, vicepresidente de LanzaTech en Europa: «Toda nuestra empresa se propuso desafiar el statu quo. Marcar un progreso real en términos de sostenibilidad no se puede lograr simplemente siguiendo las prácticas anteriores, necesitamos una nueva generación de líderes empresariales dispuestos a arriesgarse con tecnologías y procesos innovadores. No es fácil ser los primeros, pero estamos seguros de que el caso de ArcelorMittal demostrará que vale la pena liderar el cambio«.

Hacia el objetivo de cero emisiones netas de carbono

Para el nuevo diseño de la planta, que actualmente está en obra, se destinó una inversión total de 165 millones de euros y las actividades de producción comenzarán en 2022. Se calcula que las operaciones producirán alrededor de 80 millones de litros de etanol sostenible por año sin emisiones al medioambiente.

Una vez que esté implementado, el proyecto atraerá posibilidades muy emocionantes para ArcelorMittal. Hay una alta demanda de productos a base de etanol y se usan para muchos fines, como la producción de desinfectantes, productos de limpieza y plásticos. ArcelorMittal podrá establecer conexiones con estos sectores y otros distintos como proveedor, a fin de crear una nueva línea de negocios rentable y autosustentable.

«El nuevo producto nos permitirá comenzar a formar parte de la economía circular y trabajar con colaboradores que comparten nuestros valores. El hecho de que este proyecto pueda reducir notablemente las emisiones de carbono y, a su vez, contribuir con la diversificación del modelo de nuestra empresa es un resultado favorable para todos«.

El proyecto también arrojó un beneficio adicional inesperado. «No solo las empresas que necesitan etanol han demostrado interés en el proyecto, sino que hemos recibido consultas de una gran cantidad de empleados potenciales que quieren ser parte del cambio. Esto demuestra que incrementar el grado de sostenibilidad en las actividades comerciales es un imán para gente brillante, con talento y con conciencia social«, agregó Wim.

ArcelorMittal planea usar el modelo y los conocimientos obtenidos de la planta de Gante para implementar la práctica en otras plantas. «Nuestro objetivo es la innovación continua y la sostenibilidad desempeña un papel muy importante en esta cuestión«, finalizó Wim.

El desafío

El objetivo autogestionado consiste en reducir las emisiones de carbono en un 30% antes de 2030, junto con la necesidad de toda la industria de cumplir con el ambicioso objetivo de llegar a cero emisiones netas de carbono para 2050.

Las soluciones

Sistema de control distribuido PlantPAx 5.0

Los resultados

1- Menor cantidad de desechos

Transformar los productos nocivos derivados del carbono en un conjunto nuevo de productos químicos con una alta demanda en el mercado.

2- Innovación comercial

Diversificar los ingresos por actividades comerciales con una nueva línea de productos.

3- Creación de un ecosistema

Formar asociaciones con organizaciones responsables con el medioambiente que siguen la misma línea que la empresa, a fin de alinear los objetivos relacionados con la sostenibilidad y la actividad comercial.

4- Optimización del cumplimiento

Posicionar la empresa para cumplir con los objetivos acordados en el Acuerdo de París.

El hecho de que este proyecto puede reducir notablemente la emisión de carbono y, a su vez, contribuir con la diversificación de nuestra empresa es un resultado favorable para todos.

 

- Publicidad -