- Publicidad -

La falta de un simple tornillo puede parar una línea de montaje. Minimizar los errores en la cadena de producción requiere un control absoluto de la situa­ción del stock. La certeza de tener el material disponible asegura la continuidad de las operaciones, eliminando las interrupciones en la producción o posibles paradas de línea las cuales, inciden, de manera directa, en la cuenta de resultados de la empresa. También puede afectar al posicionamiento en el mercado, poniendo en gran desventaja una empresa frente a la competencia y afectando seriamente la imagen de marca.

Sin embargo, además de asegurar la disponibi­lidad de todos los productos en la cadena de montaje, también es crucial asegurar que el stock no sea mayor del necesario. Para conseguirlo, es necesario gestionar de manera adecuada cada una de las piezas utilizadas durante la cadena de montaje para reducir costes y optimizar los tiempos de producción.

Saber administrar un inventario de manera efectiva es otra clave, puesto que garantiza la disponibilidad de los materiales, la fluidez de las operaciones y eliminar las interrupciones en la línea de producción. Es muy estre­sante tener que acortar los tiempos de reabaste­cimiento por temor a quedarse sin materias pri­mas y verse obligado a interrumpir los procesos.

Invertir en la digitalización y automatización de la cadena de suministro, permite evitar y anticipar las paradas de producción, puesto que la gestión de pedidos se automatiza y se minimiza el volumen de incidencias causadas por error humano.

Finalmente, el uso del Internet de las Cosas (IOT) en la cadena de suministro permite optimizar y aumentar la rentabilidad en producción. Gracias a la sinergia entre los sistemas logísticos inteligentes y las soluciones personalizadas, las piezas se gestionan de forma automática y ajustada a las necesidades de cada proyecto.

 

 

- Publicidad -