5 claves para liderar la transformación sostenible en el sector industrial

- Publicidad -

En el 2022, el 42,5% de la energía eléctrica generada en España fue de origen renovable y se espera que esta cifra alcance el 50% este año, según datos de Redeia. Este cambio afecta a todos los mercados, y representa una señal clara de la transformación sostenible también en el sector industrial. Sin embargo, en medio de esta evolución, la industria se enfrenta a una serie de desafíos que ralentizan su avance hacia una energía más limpia y eficiente, como la escasez de suministros, equipos obsoletos, la falta de trabajadores cualificados en tecnologías avanzadas y de sistemas energéticos sostenibles.

Para abordar estos desafíos y poder lograr los objetivos que se ha marcado la industria, Eaton, empresa líder en gestión de energía, ha identificado cinco estrategias clave para ayudar a estas empresas a reducir su huella de carbono y adoptar prácticas más sostenibles con el medio ambiente:

  • Monitorización energética: la base de cualquier gestión efectiva de la energía es la capacidad de medir y comprender su uso. La digitalización ha permitido poder realizar una monitorización precisa y efectiva de los equipos eléctricos, proporcionando así información valiosa para la toma de decisiones.
  • Protección integral de las personas, los procesos y los datos críticos: la supervisión de la energía solía requerir acceso físico a los equipos, lo que era un obstáculo para la resolución rápida de problemas. Ahora, gracias a los sensores y las últimas tecnologías, la monitorización se puede realizar de forma remota, permitiendo una detección temprana de problema, lo que además protege a las personas, procesos y datos.
  • Mejorar la productividad mediante la monitorización del estado de los equipos: esta tarea se ha convertido en un impulsor clave de la productividad en la industria. Poder predecir los problemas de energía antes de que ocurran, vigilando el estado de los equipos, brinda una gran ventaja competitiva.
  • Fortalecer la resiliencia energética: incorporar sistemas de respaldo, como los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI), y fuentes de energía renovable en microrredes no solo reduce la huella de carbono, sino que también garantiza un suministro eléctrico confiable, lo que ayuda a reducir costes y mejorar la sostenibilidad de las industrias.
  • Optimizar las operaciones: para alcanzar los objetivos energéticos, las industrias deben acelerar su transformación digital incorporando las tecnologías más recientes y personal cualificado para poder llevarlo a cabo, así como la apuesta por las energías renovables.
    “Al aplicar todas estas estrategias, las empresas industriales podrán acercarse aún más hacia la transición no solo energética, sino también digital.

 

- Publicidad -